TCL kdy plusmar quilmes Alberto Dacal Municipalidad de La Plata

Dimas Suffern Quirno: "El club es mi vida. Hice cumpleaños en él, hasta me casé ahí"

Dimas Suffern Quirno:
Dimas Suffern Quirno:
Dimas Suffern Quirno:
Dimas Suffern Quirno:
Dimas Suffern Quirno:

La Ciudad tenía 52 años y toda una vida por construir. Nadie se imaginaba el superar las 700 mil habitantes a lo largo del siglo XX ni mucho menos la posibilidad de constituirse como uno de los centros urbanos más importantes de nuestro país. Sin embargo, sí se imaginaban una cosa particular y es que, allí, el deporte no sería igual al de otros sitios. El crecimiento de este ámbito, el deportivo, está íntimamente ligado a una ciudad que, como todos saben, es de gran importancia en el tramado de las actividades bonaerenses.

Así nacieron los clubes que englobaban atletismo, fútbol, básquet y, finalmente, el que me trae a escribir este informe, La Plata Rugby Club. Fue fundado el 20 de marzo de 1934, diez años luego de que un grupo de muchachos de Gimnasia y Esgrima decidan participar de torneos oficiales de la Unión de Rugby del Río de La Plata, antecedente directo de la UAR.

Que la época coincida con la presidencia de Roberto Ortíz no es un dato menor: la Argentina vivía un momento particular, debido a que la educación, la administración de la justicia y la intención de cluminar con el fraude y la corrupción (ejes de la “década infame”) eran los principales puntos a erradicar de la dirigencia nacional. Por eso al momento de separarse institucionalmente de Gelp (por su afiliación al fútbol, algo que los dirigentes de la época cuestionaban), los valores comenzaron a tener un papel primordial, arrancando por formar cada uno de los pilares sobre los que labrar la historia canaria.

Con el tiempo, no sólo se mudaron al predio de “El Bosque”, sede previa a la llegada a Gonnet, sino que también tenían la obligación de cambiar el último atisbo de pasado: los colores. Es más, sobre ello se desprenden dos versiones diferentes pero no por eso contrapuestas: una es que la forma más barata de teñir las camisetas blancas con franjas azules era la forma más barata de teñir las camisetas blancas con franjas azules era transformarlas al color amarillo, mientras que la otra teoría está relacionada a un contexto, ya que, por aquella época, los arqueros de fútbol tenían gran popularidad entre el público y, como la mayoría utilizaba camisetas amarillas por reglamento, era muy económico conseguirlas.
 

Sí, hay varias teorías de cómo surgió” asintió Dimas Suffern Quirno, histórico jugador de la época reciente del rugby platense, a la hora de comenzar a entrevistarlo. “El color amarillo irradia siempre en todas partes, en todas las cosas. Simboliza la luz del sol, la alegría, la felicidad, la inteligencia y la energía”, con la seguridad de quien conoce de donde viene lo que ama.

Hacia sus inicios, La Plata vería nacer también otro de los pilares de su rica historia. Para conocerlo, debemos remontarnos a un amistoso jugado con Old Georgian, momento en el cual se utilizó por primera vez la nueva indumentaria amarilla. Como eran pocos los diarios que cubrían este tipo de eventos, el periódico “Buenos Aires Herald” pasaba casi monopólicamente por las manos de muchos amantes del deporte de la ovalada. Es por esto que al momento de nombrar “The Canarys” a los jugadores de vestimenta llamativa, el apodo se internalizó en cada uno de los corazones canarios.

Incluso, sabiéndose uno de los grandes motores de la identidad de la institución, dicho diario convocó a los cinco últimos presidentes canarios previo al aniversario número 80 del club.

“La idea siempre fue educar a nuestros socios y jugadores para ser los mejores en todo, no sólo en el juego. Que supieran que el rugby es mucho más que un deporte, es un estilo de vida. Que entiendan la solidaridad con los nuestros y con nuestros rivales” fueron las palabras utilizadas por Alberto Armisén, presidente de la institución entre 2002 y 2007 y dueño del CAP (premio entregado a las personalidades del club) del año posterior a su salida.

En esa misma ceremonia, Dimas tuvo el indudable orgullo de hablar como referente de la nueva camada de jugadores y lo hizo frente a Jorge Cafasso, Jorge Santander, y Guillermo “El Chino” Angaut, gloriosos ex capitanes de las últimas décadas de La Plata Rugby. “Lo tomé con mucho nerviosismo, no me lo esperaba. Pude contarle al club todo lo que siento por el amarillo y todo lo que me enseñó mi viejo, al cual sigo extrañando cada día y al que intenté transmitirlo siempre”, dijo Dimas al consultarle por alguna anécdota en sus cinco años como capitán y referente del conjunto canario (2009-2013).

Como aquellos apasionados deportistas de los albores del siglo XX, Dimas Suffern Quirno, uno de los representantes de la institución en estos tiempos sintetizó lo que genera el Rugby en él: “Es el deporte que practiqué toda mi vida, me encanta jugarlo, verlo y disfrutarlo, tanto adentro como afuera de la cancha”. Y como si fuera imposible erradicar aquella fundación deseosa de formar algo más que un club, el ex 
Sports Athletics Vierzonais de Francia comenta:“Juego desde los 4 años, lo mamé de chico por mi viejo”.

Su padre: un histórico de La Plata, un hacedor. Fue jugador del equipo a finales de los ’70, pero luego decidió volcarse a la dirección técnica hasta recalar en el ámbito dirigencial. Pasó por todas las etapas, las quemó una a una sin saber que sus pares lo recordarían con la honestidad y camaradería que, cuentan, lo identificaba.

Cuidó la memoria, recordando a todos aquellos que integraron el club y aportaron aunque sea un leve momento a las bases de su éxito. Cuidó la institución, desde organizando el terreno en el cual se desarrollaría toda la actividad hasta involucrándose en el armado estructural. Cuidó del capital humano, acompañando en la palabra y el cariño a los muchos que pasaron por las filas amarillas. Su legado fueron las enseñanzas que dejó en su institución, su club. Era un canario.

Y como no hay nadie mejor para definir ese sentimiento que su propio hijo, Dimas nos comenta: “Mi vida es el club, es mi familia. Hice más cumpleaños en el club que en mi casa, me casé ahí, ahí pasé los mejores y peores momentos de mi vida”.

Ahí murió mi viejo el 9 de marzo del 2000, un jueves en el buffet, justo el día que llegó de gira de Europa (con los pibes del club, la camada ’79 y ’80). Falleció ahí, al lado mío de un paro cardíaco. Sus cenizas están en un costado de la cancha Nº1, donde él veía los partidos”, se explayó. “Decir que el club es nuestra casa resulta casi una obviedad a esta altura. Sin embargo, cuando intentamos explicar y desarmar la expresión, aparecen una a una las imágenes de nuestro pasado, escuchamos palabras y por sobre todo visualizamos rostros”.

Y esas palabras, cada una de ellas, reflejan el contexto y los sentimientos de un club creado en épocas donde la educación y los valores eran primordiales para el desarrollo de la actividad deportiva. Así lo define Dimas: “Uno es lo que es gracias a todo lo que recibió de los otros, hasta el mínimo detalle del otro es parte nuestra. Aquí, en nuestro refugio, hemos sufrido y discutido por cuestiones amorosas, laborales, por política y por ideales, con el mismo respeto y pasión con el cual entramos a una cancha”.

Este club con más de 2500 socios sigue creciendo día tras día. Su gente aplica a la perfección el significado de esta familia que fomenta el deporte de la ovalada. “Ser del club es un estilo de vida, una escuela de valores y un lugar de formación y contención de la familia. El color amarillo de la camiseta de cada uno de nosotros se nota mucho más que en los partidos... se ve en la vida, en el colegio, en la universidad, en el trabajo y en el compromiso de crear nuevas familias”, expresó con el corazón el fullback de 33 años.

“Uno se comporta en la vida como en el Rugby, dando todo siempre, no pidiendo nunca tregua, superando todas las adversidades”, porque después de todo, los lazos familiares radican en la esencia de este deporte, ayudan a fomentar historias como la de Dimas y Martín, su padre. Hoy en día, el sentir de su padre se mantiene vivo, en parte, por la significación del Rugby en la vida de los Suffern Quirno: “Ante la adversidad, dientes apretados”.

Julián Giacobbe (Deporte Interno)

Noticias relacionadas

Del Club no me voy a ir nunca

Tomás el “Morcy” Roán anunció su retiro de las canchas luego haber jugado el último partido de la temporada ante CASI. El gran segunda línea de la camada ’86 se despidió de la Primera División de La Plata Rugby Club tras 10 años de actividad. Ahora, tranquilo y entre risas, sentado en un rincón del Club a la salida de uno de los vestuarios, mira reflexivo, piensa y repasa en su memoria los tantos momentos vividos con la camiseta amarilla.


Premio al esfuerzo

El rugby femenino de La Plata Rugby Club llegó una vez más a lo más alto de Buenos Aires. El domingo 25 de septiembre, jugando como local, las chicas consiguieron su tercera corona consagrándose campeonas del torneo de la URBA. Lourdes Díaz, la sub-capitana y una de las referentes del plantel habló sobre el tan ansiado logro.

Orgullo Canario


El “Mono” Esteban Meneses, hoy, sin lugar a dudas está al frente de uno de los desafíos más importantes en su carrera deportiva. Es el Head Coach de la Selección de Rugby de Uruguay.

Newman fue superior de punta a punta

Entrevista a BENJAMIN TOMAGHELLI

 

El último sábado Newman dejó su marca registrada de gran candidato en este Nacional de Clubes. En Gonnet, no tuvo piedad ante el canario y lo terminó venciendo 52 a 30. Benjamín Tomaghelli, uno de los integrantes del cuerpo técnico de La Plata Rugby, no puso excusas a la hora de hacer el análisis de sus dirigidos.

La Plata en el fondo es Duro

Luego de la importante victoria ante CRAI de Santa Fe, el canario ya pone en foco su próximo compromiso en este Nacional de Clubes que será el líder Newman. Pedro Duro, quien desde esta temporada pasó a jugar como fullback, convirtió dos tries ante el conjunto santafesino y ya comenzó a palpitar lo que a priori puede ser un partido bisagra para La Plata Rugby.